¿CUÁN IMPORTANTE ES MANTENER LA CALMA?

¿CUÁN IMPORTANTE ES MANTENER LA CALMA?

Este espisodio lo puedes escuchar en

Mantener la calma es una de las cosas más importantes en un mundo lleno de estímulos como el que vivimos hoy en día. Publicidad, las noticias, las relaciones con los demás. Todo ello afecta a nuestro estado de ánimo. Y utilizar diversos métodos para controlar nuestras emociones resulta crucial.

Beneficios

Pero más allá de las técnicas, hay que tratar primero cuáles son los beneficios. Porque probablemente te encuentres en diversas situaciones en la vida, o en este mismo instante, donde conservarte tranquilo es muy complicado.

Particularmente en la sociedad actual, donde las emociones andan a flor a piel. Donde la gente, ensimismada y egoísta, solo piensan en ellos.

Ahora bien, ¿en qué nos beneficia mantener la calma? La característica fundamental es la claridad mental. Recuerda esa situación que pasó ayer, hace una semana, hace un mes o el último año donde no te mantuviste sereno. ¿Recuerdas qué dijiste? ¿Recuerdas cómo lo dijiste? ¿Recuerdas que gestos hacías al decirlo? Probablemente no. Y es por una solo razón: tu cuerpo reaccionó a la amenaza. Cuando nos sentimos en peligro, nuestro cuerpo comienza a liberar una famosa hormona: la adrenalina. Esta molécula acelera el corazón y te prepara para dos cosas: para luchar o para huir.

Por ejemplo, cuando te gusta una persona y quieres acercarte a hablarle. Eso es racional. Pero tu cuerpo actúa de forma irracional: transpiras, tiemblas, tu voz se entrecorta. En casos extremos puedes incluso perder la voz. Absolutamente irracional. O cuando pequeño querías hablar con tus padres para contarles sobre tu mala calificación, o ahora con tu jefe para pedir un aumento de sueldo. Las emociones afloran y te dejas llevar por ellas. Al primer no, probablemente refunfuñes y te enojes.

Y son reacciones normales. A todo el mundo le sucede. Pero solo los que controlan esas emociones, destacan. ¿Y por qué? Porque de esa forma, puedes elaborar tus argumentos de manera convincente, clara y precisa, sin explayarte en detalles innecesarios. Sonarás más confiado para preguntarle a esa chica o a ese chico si quiere tomar un café contigo. Podrás explicarle a tu mamá o papá el porqué de esa nota. Y, lo mejor de todo, tu jefe podría incluso considerar más fácilmente subirte el sueldo si le explicas tus argumentos calmadamente.

Y eso me lleva al segundo beneficio. La calma te hace parecer una persona confiable. Cuando la gente percibe que no cedes a impulsos emocionales, quue te mantienes en tus límites (por muy estresante que sea la situación), te verá como un modelo a seguir. Una clara y palpable característica de los líderes. Hay que tener la cabeza fría para tomar decisiones, guiar a la gente o levantar una empresa.

Pensemos, por un momento, si Mark Zuckenberg o Warren Buffet se dejaran llevar por sus emociones primitivas, probablemente no habrían construido las empresas que tienen. Es solo cuando logras analizar las cosas desde una perspectiva racional, que las ideas y soluciones comienzan a aflorar. Las personas notan aquello, y son capaces de seguir a gente que los lleve por ese camino.

Por ello es por lo que debemos lograr la calma. Tendremos mejor mente y más confiables nos volveremos.

Pero… ¿Cómo se hace?

Suena fácil al decirlo. La cuestión es lograrlo. Por ejemplo, quizás te ha pasado que cuando vas a comprar algo con todas las buenas ganas, te atienden mal. Eso molesta bastante. O que las constantes negativas de los padres hacia algo que tú quieres hacer aburren. Y tu jefe, encima de todo, todo el día, cansa hasta colmarte la paciencia.

Pero de seguro que, una vez que la situación pasa, comienzas a pensar mil y un maneras de cómo pudiste haberla enfrentado para lograr lo que querías. Después de la batalla todos somos generales. La idea de este post es que entiendas que es mucho mejor ser general en el mismo momento. Todo saldrá mejor, y muy probablemente, tu vida comience a fluir.

Por una sencilla razón: controlarás las cosas solo porque mantuviste la atención en cómo sobrepasar la situación, en vez de reaccionar descontroladamente.

En casos donde el estrés es constante, mucha gente recurre a estímulos relajantes, ya sea visuales, auditivos o ambos. Ver flores, cachorros, incluso videos de bebés haciendo cosas graciosas, son técnicas que la gente usa para desconectar un rato y desestresarse por un momento.

Sin embargo, ahí está el error de muchos. Desconectan. No queremos desconectar. Lo que queremos es reconectar para solucionar. Es la única forma de generar confianza hacia los otros.

Respirar es la clave

Y hay algo que ayuda bastante a mantener sereno el ánimo. Y es una cuestión tan simple como respirar. Pero no a tontas y a locas. Es tener un sistema de respiración adecuado para lograr la tranquilidad.

Mucha gente usa, por ejemplo, el famoso contar hasta diez. Pero no sirve solo contar, hay que acompañarlo con respiración profunda. Otra técnica es el 2-2-4-2. Es inhalar durante dos segundos. Retener el aire por otros 2. Exhalar por 4 segundos. Y aguantar por 2 segundos. Repitiendo esto por 5 veces, la calma vuelve a ti. Nunca está de más mencionar que se inhala por la nariz y se exhala por la boca. De otra forma solo te cansarás innecesariamente.

Si estás en medio de cualquier situación de alto estrés (como una pelea, por ejemplo), sal de ahí y respira. Si tu vida no es la que deseas. Detente un tiempo y respira. Es tan simple pero a la vez tan complejo. Y los beneficios que trae para las relaciones son muchos. Si todos respiráramos a conciencia de vez en cuando, todo sería mucho mejor. Menos bocinazos a la hora de alto tráfico, menos peleas familiares, menos enemistades en el trabajo.

Si algo te deja este post, es esto:

Respira más a conciencia.

Déjanos un comentario para saber qué piensas al respecto. Además, te adjuntamos recursos para que puedas implementar técnicas de respiración en tu vida.

RECURSOS:

Ejercicios Respiración