COMUNICACIÓN EN TIEMPOS DE CRISIS

Comunicación en tiempos de crisis

La comunicación política abarca muchas aristas. Se basa principalmente en la transmisión de un mensaje altamente movilizador. Su objetivo es llevar a la acción a la gente: a votar por un determinado candidato, a hacer campaña, a marchar por alguna causa. Por ello, el emisor del mensaje debe tener ciertas características que lo hagan ser digno de ser seguido. Se debe alzar como una figura líder, donde la gente se represente. Además, debe mostrarse como un igual: ya sea en apariencia, discurso o ideas. De esta forma, logra armar un mensaje que pueda llegar a las personas de mejor manera. 

De esta forma, el uso de emociones en el discurso es muy usado. Muchas veces demasiado. Con ello se logra calar en la gente más profundamente, tratando de tocar algún aspecto insatisfecho de su vida. Por ello, se trata de exacerbar emociones básicas del ser humano: alegría, tristeza, miedo y enojo. Recordemos el lindo tema de los partidos políticos en la antigua Concertación en el momento del plebiscito de 1988 en Chile: “… la alegría ya viene”. Apelando a esta emocionalidad, se logra empoderar a la gente para que se movilice e invierta su tiempo y, muchas veces, su dinero para lograr un objetivo.

Y esta es la clave. El discurso político debe representar a la gente. Apuntar el mensaje hacia la consecución de un objetivo que todos persigan. Una meta en común. Así, las personas se dejarán guiar por esta figura que aparece como una especie de salvador. Que les resolverá sus problemas y calmará sus angustias. Por eso la emoción es importante. 

¿Qué pasa en Venezuela?

Tomemos un ejemplo actual de un país en crisis. En el caso de Venezuela, existen dos posiciones bien marcadas: Nicolás Maduro y Juan Guaidó. Estas dos figuras tienen y representan movimientos diametralmente opuestos. Por un lado, Maduro representa la continuidad de la llamada Revolución Bolivariana encarnada por el fallecido Hugo Chávez. Por otro, Guiadó guía a sus seguidores hacia el futuro de libertad sin Maduro que busca para Venezuela. Posturas, a simple vista, irreconciliables. La pregunta que surge de esto es inmediata: ¿cómo llegan ambos a movilizar y emocionar a sus audiencias?

Caso Maduro

Nicolás Maduro apela a continuar con, lo que el llama, el Proyecto Bolivariano. De esta forma, elabora un discurso basado en dos puntos:

  • La imagen de Hugo Chávez
  • La amenaza imperialista de Estados Unidos de América (USA)

La imagen de Chávez ha sido utiliza hasta el cansancio por Maduro. Básicamente porque busca representar los mismos valores que iniciaron la Revolución. En este sentido, busca el apoyo a través de la alegría que significó para Venezuela dicha revolución y cómo se mejoró al país después de eso. Por otro lado, la amenaza de USA juega con el miedo de convertir a Venezuela en un Siria o Irak latinoamericano. Entrega al consciente colectivo la incertidumbre de la invasión, generando pánico. Y, a través de ese pánico, estructura su discurso para generar rabia y enojo. Produce rechaza en la gente frente a la idea de tener a un país extranjero a cargo. 

Estas dos ideas las podemos observar en un extracto de su discurso de toma de posesión como presidente de Venezuela el 10 de enro de 2019:

Es claro, público, notorio y conocido que Venezuela es centro de una guerra mundial del imperialismo norteamericano y sus satélites, pero nos queda fuerza para muchos años. Como locos andan los gobiernos satélites del imperialismo norteamericano gritando y amenazando, yo le digo al pueblo ‘allá ellos’, nosotros seguimos acá con nuestro espíritu revolucionario

La alegría del “espíritu revolucionario” y el enojo sobre el “imperialismo norteamericano”.

Caso Guiadó

Por su parte, Juan Guiadó basa su mensaje en una sola premisa: la salida de Maduro de la presidencia. Bajo este concepto, estructura su discurso en la esperanza. La esperanza de un futuro mejor, basado en la libertad y en la calidad de vida. La esperanza es una forma de la emoción alegría, por lo tanto incorpora en su discurso palabras que demuetran dicho sentimiento. Este es un extracto del discurso emitido por Guaidó al juramentar como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela el 5 de enero de 2019:

Mientras haya un ciudadano, un diputado, que se niegue a rendirse, que se niegue a vivir de esta manera de miseria, vale la pena luchar”. 

Como se ve, utiliza el ímpetu de la esperanza (que alguien se niegue a rendirse) para generar movimiento y luchar.

Conclusiones

Las emociones juegan un papel fundamental en la comunicación. Sí, en toda comunicación. Apelando a los sentimientos de las personas, éstas conectarán de forma más fácil con tu mensaje. Incorporar palabras de emoción a lo que dices impactará más a la gente.

Coméntanos qué piensas. Nos encantaría saber tu opinión. Y no olvides ver el video relacionado.

Bibliografía:

  • VON BERGEN, F. DISCURSOS DE NICOLÁS MADURO: MARCOS, RELATO Y JUEGOS DE LENGUAJE. DOI
  • Toma de posesión de Nicolás Maduro: 4 frases destacadas del discurso de juramentación del presidente de Venezuela. BBC News Mundo. <BBC Mundo> Consultado el 2 de marzo de 2019.
  • Las frases más impactantes del discurso de Juan Guaidó. El Nacional. <El Nacional> Consultado el 2 de marzo de 2019.